Blog and Web

Blogging portátil

Si bien hoy día existen interfaces web para cualquier servicio que usemos, si eres de los que prefiere utilizar programas cliente para conservar la información en local, es posible que cuando hayas querido bloguear desde un lugar distinto al que utilizas habitualmente, te hayas sentido incómodo sin tener tus herramientas preferidas a mano.

Sin embargo, para bloguear y para otras muchas tareas puedes recurrir a una amplia gama de programas portátiles que te permiten llevarlos en cualquier dispositivo de almacenamiento (como una flash) y utilizarlos sin necesidad de instalación. En esta entrada, nos vamos a concentrar en equipar una memoria flash de manera que lleves contigo un equipo completo de blogging que te pueda sacar de un apuro. El objetivo es tener preparado un kit pensado para las ocasiones en las que no puedes disponer siempre de una conexión, de manera que puedas redactar los posts offline para publicarlos más tarde, descargar tus feeds en cualquier lugar que te conectes para luego leerlos sin conexión e incluso guardar información para acceder a ella más tarde, sin estar conectado.

Si bien puedes atiborrar tu memoria flash de aplicaciones para que lleves contigo las que más utilizas, aquí nos vamos a limitar a cuatro aspectos esenciales para bloguear: navegación, lectura de feeds, escritura y seguridad. Recuerda que casi todos los programas portátiles vienen comprimidos en un archivo y que debes descomprimirlos en tu dispositivo para poder usarlos.

Navegación

Firefox es, sin duda alguna, uno de los mejores navegadores del mercado, si es que no el mejor. Aparte de sus características de seguridad y estabilidad, es en las extensiones donde tiene su baza más importante. Sin mucho problema, puedes personalizar a tu Firefox de manera que puedas realizar todo tipo de tareas sin salir de él.

El primer paso, es descargarse el Firefox portable. Después, con un doble clic en el archivo, todo el programa se descomprimirá en la carpeta que indiques. Tras eso, te puedes olvidar del archivo que descargaste: desde ahora, debes trabajar con la carpeta donde tienes tu FF portátil.

Lo siguiente es abrir el programa y personalizarlo. Todos los cambios que realices y toda la información que conserves en él (contraseñas, marcadores, etc) sólo afectará a esta versión del programa y no a ninguna otra que pueda haber instalada en el computador que utilices.

Realmente, ya sólo contando con unas cuantas extensiones, este artículo estaría acabado. Pero recordemos que cuantas más extensiones tiene Firefox, más lento se hace, por lo que vamos a reducir las innumerables opciones tan sólo a cuatro que nos pueden hacer la vida más cómoda.

Delicious: para poder conservar tus favoritos sincronizados con tu cuenta en ese servicio. Muy útil para esas direcciones que deseas conservar pero no guardar en local.

Scrapbook: te permite guardar una página en local, de manera que puedas acceder a ella sin conexión. A pesar de que esto es algo que puedes hacer con tan sólo “Guardar como”, esta extensión te permite mantener ordenadas todas las páginas que conserves. Además, siempre puedes exportarlas fuera de Firefox.

Hyperwords: una poderosa extensión, enfocada hacia la web semántica, que te amplia las posibilidades de buscar y compartir información. Te añade un menú contextual (o unas opciones dentro de él, según lo configures) que brinda una gran cantidad de posibilidades. Puedes ver una demostración en su página web.

Image Toolbar: provee un acceso rápido a las acciones más comunes que se suelen hacer con imágenes. Es una adaptación de la función del Internet Explorer que muestra una barra al pasar sobre una imagen.

Feeds

Great News es un lector RSS portátil, aunque también dispone de una versión instalable. Tiene la posibilidad de sincronizarse con Bloglines, ese servicio caído un poco en desgracia pero que no deja de tener su aquel. Una de las funciones que más me gustan es la posibilidad de guardar organizados por labels las entradas que desees conservar. Sin embargo, tiene el “pero” de que al descargar las actualizaciones de los feeds, no descarga las imágenes para conservarlas offline. Sin embargo, sirve muy bien para apuros en los que vamos a tener una conectividad muy limitada.

Escritura

La gran ventaja de utilizar un cliente de blog es que no necesitas estar conectado para escribir tu entrada. Simplemente, la escribes, la guardas en el cliente y, cuando te conectes, la publicas. Es mucho mejor y más práctico que estar utilizando archivos de texto para luego copiar y pegar en el editor online del blog (cosa que además te puede dar problemas con el formato). En este aspecto, hay dos posibilidades muy poderosas:

Windows Live Writer: mi opción preferida. Sin embargo, no existe una versión portátil, sino que hay que recurrir a un pequeño programa para portabilizarla. El proceso es un poco largo: descargar el instalador del WLW, realizar la instalación vía Internet (no hay otra opción) y, después, copiar la carpeta donde se ha instalado siguiendo estas instrucciones y usando el programa que viene en este blog. El post es ya algo viejo, pero a mí me ha funcionado hasta el momento.

Zoundry Raven: es un editor con muchas opciones y bastante efectivo. Si no quieres realizar todo el proceso de portabilización del WLW, Zoundry Raven es una buena opción.

Protección

Perder un dispositivo portátil como una memoria flash es algo sumamente fácil. Y siempre, lo más preocupante de esto no es el aparato en sí, sino la información sensible que contiene. Por ello, parte indisoluble de este kit es la utilización de un sistema de protección.

Rohos mini drive: este programa nos permite crear una partición cifrada dentro de nuestra flash (o de cualquier dispositivo) donde podemos guardar todo lo que deseemos. La ventaja de este pequeño programita es que no necesitaremos privilegios de administrador para poder acceder a la partición, como ocurre en otros programas.

Para usarlo, necesitaremos primero instalarlo en una computadora segura (la nuestra habitual). Una vez instalado, crearemos la partición en la flash siguiendo las instrucciones que nos aparezcan en pantalla. Después, para montar la partición todo lo que tenemos que hacer es ejecutar un pequeño archivo llamado Rohos mini.exe. La partición nos aparecerá como una unidad más y podremos manipular su contenido como deseemos.

Cada vez que vayamos a una computadora ajena y deseemos montar la partición, ejecutaremos ese archivo, el cual nos pedirá la contraseña para acceder. Recuerda elegir una buena contraseña para que todo el trabajo no termine sirviendo para nada.

Algunos consejos a tener en cuenta

Imagen de cabecera: Blogging Au Plein Air, Jean-Baptiste-Camille Corot de Mike Licht