Blog and Web

La calidad a través de la cantidad

Hay gente que se demora en escribir un post días, a veces incluso semanas. Hay gente que pule su estilo como quien abrillanta los adornos de metal que posan en los estantes de los armarios. Hay gente que añade adjetivos delante de cada sustantivo, que enreda una frase con frases dependientes de otras frases. Hay gente que escribe párrafos sin un condenado punto y seguido.

Esos posts son precisamente aquellos por los que, al menos yo, paso más rápido. Aquellos post que dicen en lo que serían páginas aquello que podrían decir en un sólo párrafo. Y es que a base de lecturas alambicadas nos han convencido que lo más largo es mejor, cuando cualquier escritor sabe que el que lo hace breve, golpea dos veces (era así, ¿no?).

Un blog no es un libro, aunque algunos podrían serlo sin ningún problema. En su mayoría, un blog no se lee en el reposo, sino en la vorágine de la información. Un blog no está sólo en nuestra lista de lecturas, está justo detrás del que leímos anteriormente y delante del que está pugnando por detrás para que lleguemos a su contenido.

¿Quiere decir esto que no debemos cuidar nuestra escritura? ¿Que no debemos esforzarnos en cada entrada porque, al fin y al cabo, los lectores van a pasar por encima de ella, escaneando para ver si hay algo que sea de su interés? Ni mucho menos. A lo que me refiero es que debemos dedicar a una entrada un tiempo prudencial, el necesario para dejar claro lo que queremos decir, sin exhibiciones gratuitas de lo bien que sabemos manejar el lenguaje escrito.

Si nos gusta escribir, la manera más adecuada de mejorar es haciéndolo. Cualquiera que lleve un tiempo en esto te podrá decir que los primeros posts que escribió fueron desastrosos, pero que a medida que pasó el tiempo fue mejorando. Se trata de alcanzar la calidad a través de la cantidad, de mejorar a través de la práctica, de emplear el tiempo que gastas en leer posts como este en escribir tu propio post.

Veamos algunas recomendaciones que te pueden ser útiles para mejorar la calidad de tu escritura por medio de la cantidad.

La única manera de mejorar nuestra escritura es escribiendo. Todo consejo que leas al respecto puede resultar útil, pero si pasas más tiempo leyendo esos consejos que escribiendo, algo va mal, te lo aseguro. Así que, ya que has llegado hasta aquí, cierra el navegador y abre tu procesador y empieza a escribir inmediatamente.

Imagen obra de Gunnar Wrobel